lunes, 27 de agosto de 2012

Reseña de El jardín olvidado

El jardín olvidado | Kate Morton
Suma de Letras | Tomo único
552 pp. | ISBN: 978-84-672-4646-9

Una niña abandonada en un embarcadero un año antes de que estalle la Primera Guerra Mundial; la revelación de un secreto sobre su verdadera ascendencia; la herencia de una espléndida y misteriosa finca en la costa salvaje de Cornualles... Éstos son los puntos de partida de una historia inolvidable que evoca la gran novela victoriana, los cuentos de hadas y los relatos de intriga.







Sobre su autora
Kate Morton creció en entre montañas, en Queensland, Australia. Su pasión por la literatura y el arte la llevó a graduarse en Literatura Inglesa y Arte Dramático, y completó sus estudios con una tesis sobre la tragedia en la literatura victoriana. Su opera prima, La casa de Riverton, fue un best-seller internacional y vendió más de cuatro millones de ejemplares, cifra que se aumentó con su segunda novela, El jardín olvidado, que ha vendido ya más de seis millones en todo el mundo. Tras la reciente publicación de su última novela, Las horas distantes, la querida por la crítica y admirada por los lectores Kate Morton prepara su cuarta novela.



Opinión personal
¡Atención! A partir de aquí puede haber spoliers

Si soy del todo sincero, desde un primer momento pensé que El jardín olvidado no me iba a gustar. ¿Explicación? Muy fácil: los fenómenos mundiales en cuanto a literatura se refieren no suelen gustarme. Ahí está Harry Potter, En Llamas (segunda parte de LJDH)... y una larga lista de otros éxitos a nivel internacional que se me han caído de las manos. Por eso me llevé esta grata sorpresa cuando acabé El jardín olvidado y me di cuenta de que había enamorado de él.

Sí, sí, así es. Hay muy pocos libros que de verdad te enamoran, y éste es uno de ellos. Ha llegado incluso a superar a La Sombra del Viento, la maravilla de Zafón. La diferencia entre éstos dos libros es que La Sombra del Viento es una Maravilla y El jardín olvidado una MARAVILLA. (¿Ha quedado suficiente claro, ¿no?)

Tras esta enorme fajada -disculpadme por el lenguaje pero no he encontrado otra palabra mejor-, voy a intentar, y sólo intentar reseñar este novelón porque me temo que no va a ser muy fácil. Bien, allá vamos.

Kate Morton sitúa su fantástica historia en pleno auge de la aristocracia inglesa, en la época victoriana, es decir, a finales del siglo XIX y principios del XX. Entre mansiones, jardines, bosques, y, también, los subterfugios londinenses, vamos averiguando una intrincada trama en la que toda una familia aristócrata está metida. Líos, engaños, mentiras, acuerdos, intereses, venganzas, todo se une para desarrollar un profundo misterio que será desentrañado poco a poco por Cassandra, la medio-prota de este libro, que lucha por descubrirlo y no para hasta que lo consigue. 

''-Hay alguien a quien tengo que visitar. Algo que tengo que recoger entes de que salga el barco.
-¿Qué es?
-Mi pasado -contestó-. Mi futuro. -Sonrió leve-. Mi familia.''

La trama es quizás lo mejor del libro. A lo largo de toda la novela, desde la primera página, se van dejando pequeñas preguntas en el aire, pequeños interrogantes abiertos que, o bien se van desvelando a lo largo de la historia, o bien se dejan para el final. La historia se va enredando, se va haciendo más y más complicada hasta que llega un momento en el que lo pareces tener todo claro y tu mente reposa por fin, dejas de comerte las uñas, dejas de pensar hasta las tantas de la madrugada, porque al fin todo parece tener solución. Y en el último momento, cuando por fin te has relajado, ¡¡zas!! Morton te pega la puñalada trapera y le da un giro enorme a las cosas y se vuelven a enredar, y todo esto en las últimas cincuenta páginas del libro. Aunque no lo parezca, El jardín olvidado es un libro enormemente poseedor. A ver, me explico, aún no he perdido la cordura: tu historia te posee, ocupa toda tu mente, viaja contigo, ye sigue, no puedes dejar de pensar en ella. Incluso te obsesiona y te hace sufrir, mucho, demasiado. Es por esto por lo que me atrevo a denunciar públicamente a Kate Morton como una verdadera psicópata maníaca que goza poseyendo los cerebros de sus lectores.


Si a una historia maravillosa e infinitamente bella le unes una escritura de sobresaliente, ¿qué sale? Pues una OBRA MAESTRA. Porque la pluma de Kate Morton es preciosa. No es tan elaborada ni tan buena como la de Carlos Ruiz Zafón (¿hay alguien en el mundo mundial que escriba mejor que él?), pero es realmente muy muy buena. Es sencilla y natural pero a la vez mágica, como una ola que te va llevando a lo largo y ancho de la historia.

''Ella abrió los ojos y observó su rostro, las expresiones y los relatos acomodándose en sus facciones. Y cuando él abrió sus ojos su mirada se trenzó con la de ella, y sintió que ella era así misma, de pronto, e inesperadamente, que era un cuerpo. Anclado, sólido, real.''

Me reservo un buen espacio para hablar de los personajes. Llevo mil años diciendo que lo más importante en una novela son sus personajes, que el lector tiene que creérselos, tiene que creer que existen en realidad, que no son tinta sobre papel. Y si algo tienen los personajes de El jardín olvidado es credibilidad. A medida que los vas conociendo vas notando que dejan de ser un puñado de tinta para convertirse en personas que te vigilan cuando lees el libro, sientes que están ahí, a tu lado, que existieron, que esas personas de las que habla son verdad y que sus historias tan reales como la vida misma. Así, los odias y los amas como si fueran amigos o familiares tuyos. Compartes su dolor, su alegría, buscas si felicidad... Yo particularmente he odiado con todas mis fuerzas a la señora Swindell y a Adeline Monuntrachet; ambas mujeres tienen mucha importancia en el libro, sobretodo Adeline. De ella no soporto su frialdad, su mente cuadriculada, su enfermiza obsesión por el qué dirán y las buenas formas, su empeño por no protagonizar ''escándalos'', hechos por los que puede llegar a hundir a su familia o a matar personas. Puaj. Y amo, cómo no, a Eliza. Mi bella, buena e imaginativa Eliza. Si existieran en el mundo personas como ella se acabarían las guerras, el hambre y las desigualdades. Es una buenísima persona, luchadora, discreta, coherente y muy imaginativa. Ella es la que se encarga de darle una de las muchas pinceladas de magia y romanticismo a la novela mediante sus preciosos cuentos de hadas. -Yo ya soy fan de Los ojos de la vieja, El huevo de oro o La niña transformada. ¡Queremos una antología con los relatos de Eliza!-. Desde un primer momento supe que era ella el personaje clave para descubrir todo el misterio que guarda el tiempo y el olvido, que sería importante, pero jamás me imaginé que tanto. Y Rose, bueno, qué decir de Rose Mountrachet, digna hija de su madre Adeline, estúpida, enfermiza y tonta, caprichosa y manipulable. No puedo sentir odio por ese personaje, simplemente pena. Bah.

Me he quedado con muuuuuuuchas ganas de saber más de Linus Mountrachet, padre de Rose y esposo de Adeline. Su terrible pasado me impactó y provocó en mí que creciera la planta de la curiosidad, su afición por la fotografía, su amor por su desaparecida hermana y en consiguiente por Eliza (spoooooolier) y sus extrañas costumbres me llaman demasiado. Me gustaría saber más de él, haber tenido la oportunidad de conocerlo mejor. Es el único reproche que tengo que hacerle a Kate Morton.

El jardín olvidado es una obra inolvidable por las varias razones. Conjuga maravillosamente bien la fantasía con la realidad, es como si continuamente se estuviera mezclando la vida real con la magia aprovechándose del aura de misterio que envuelve el pasado. Su intriga y sus cuentos de hadas, la magia que destilan sus páginas... no sé, te atraviesan. Está ambientado la mayor parte de él en jardines, jardines casi irreales, donde te olvidas del mundo real; en mansiones victorianas al borde del mar, en un gran acantilado, todo ello abrazado por el romanticismo de Cornualles, esa tierra encantada de Inglaterra. Luego están los cuentos de hadas, el continuo mundo de la pintura, que está muy presente en el libro, las cartas, los cuadernos de retales... Ay... es mágico, sencillamente mágico. Está condenada a convertirse en una obra inmortal.

Recomiendo El jardín olvidado a todas las personas del mundo mundial y del universo. Nadie puede perderse tanta belleza.

Lo mejor: todo, excepto lo de Linus.
Lo peor: lo poco que profundiza en Linus Mountrachet.


Valoración
SIN PALABRAS.

3 comentarios:

  1. qué reseña tan completa, se nota que te ha gustado. A mí también, Kate Morton es de mis escritoras favoritas
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me ha encantado. Ya estoy ansioso por leer 'La Casa de Riverton' y 'Las horas distantes', aunque me han dicho que éstas no superan a 'El Jardín olvidado', cosa que no me extraña.
      En fin, habrá que leerlas.
      ¡Saludos! :)

      Eliminar
  2. me estoy leyendo el jardín olvidado, voy un poco mas de la mitad y sinceramente me gusta muchísimo mas las horas distantes, entro en una comparación constante entre estos dos libros y la verdad me gusta mucho más las horas distantes, mucho me tiene que sorprender para que cambie de opinion, pero no creo que eso ocurra

    ResponderEliminar

¡Hola! Si esta entrada te ha suscitado algo, quieres hacer algún apunte sobre ella, abrir un debate o decir lo que se te pase por la cabeza en este momento, ¡hazlo! Nos encantará leer lo que tengas que contarnos. Eso sí, te pido, por favor, que seas respetuoso, coherente y tolerante, es decir que no insultes a nadie y respetes todas las opiniones. Ahora, ¡exprésate! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...